Sergio apuesta a su futuro, cada día cuando toma el ómnibus y hace un extenso recorrido para llegar a su lugar de trabajo, cuando luego de una larga jornada laboral, se esfuerza y asiste a clases, cuando estudia en su casa, pone siempre lo mejor de sí. Y así cómo él se esfuerza y apuesta a su futuro sabe que hay otros niños – jóvenes que también luchan por salir adelante, y comparte lo que tiene, lo que ganó con mucho sacrificio, y comparte porque conoce el valor de las cosas y sabe que sin educación no hay futuro, Sergio desde hace un buen tiempo es padrino de un chico de FONBEC.
Sencillo, estudioso, un poco tímido, responsable, trabajador, solidario, agradecido, son algunas de las cualidades que contiene la figura del muchacho de 23 años Sergio Hernández.
Uno de los 9 hijos de un matrimonio trabajador,  vecino del Barrio San Felipe, (camino inter-fábricas) por sus méritos académicos él también fue becario de FONBEC durante varios años del matrimonio Frappampino, quienes conservan aún hoy, sus cartas.
Luego de haber terminado el secundario (I.P.E.T  77 Gobernador Santiago del Castillo), hace 5 años, un día caluroso de enero se acercó a la prestigiosa Distribuidora de cerrajerías Frappampino S.R.L consultando la posibilidad de realizar alguna suplencia estiva, y fue el momento en que ahijado y padrinos se conocieron personalmente. Sergio fue recibido con los brazos abiertos y desde hace 5 años trabaja en la citada distribuidora, actualmente se desempeña en el sector de Compras / Atención a Proveedores y está sumamente agradecido por la oportunidad laboral que le ofrecieron sus padrinos.
Nos cuenta Sergio que con su sueldo, además de pagarse la cuota de los estudios -está realizando la carrera terciaria de Técnico en Higiene y Seguridad- colabora con su familia pagando impuestos y servicios.

También te puede gustar: