Nos importa la mirada de quienes nos rodean.

He aquí el testimonio de quienes conocen el trabajo de FONBEC y sus resultados.

BARBARA NEGRI (DNI 29.076.723) madrina de Karen Cisterna

“Cuando comencé a ser madrina de FONBEC solo tuve en cuenta si estaba dentro de mis posibilidades económicas el pago mensual de la beca. Hasta que llegó la primera carta de Karen. Allí “la conocí”. Supe quién era, como estaba integrada su familia, a qué había aplicado el dinero de la beca, cuáles eran sus problemas y cuáles eran sus sueños. Mi aporte dejó de ser para FONBEC, ahora yo sabía que mi aporte era para Karen En octubre de 2009 en un encuentro grupal organizado por FONBEC me reuní con ella, y comprobé que es una criatura tímida y deliciosa. Todos los meses espero ansiosa sus cartas y no dejo de aprender de ellas. Creo que soy yo quien más recibe. La beca de FON es una magia, porque hace bien “de una”, tanto al padrino como al ahijado.

MÓNICA CARO

«Para los que pensamos que la despareja posibilidad de acceso a la educación es una de las principales causa de desigualdad, para los que tuvimos la oportunidad de tenerla, disfrutar su valor y ofrecerla a nuestros hijos, pensamos que FONBEC es la institución social idónea para que otro niño, nuestro ahijado, sienta que para él también es posible».

LILIANA CORAZZA DNI 16.018.562) Docente escuela ESB nª 17 Bs As. Mediadora

«Hace muchos años que estoy en esta escuela. Empecé siendo preceptora, hoy soy secretaria; y desde la tarea de preceptora es como aprendí a conocer y querer esta escuela con todo lo que tiene y lo que «no tiene». Me permitió así también meterme en la vida de estos alumnos/niños/adolescentes/muchos cumpliendo la tarea de padres de familia y así empezar a ver su vulnerabilidad y también a «no creer» cuando alguien nos ofrecía algo para estos chicos.

Un día, se hace presente un muchacho en la escuela (Lucas) y nos ofrece las becas. Por supuesto, no lo creí. Dije: otra cosa más que nos prometen!!!! Mejor no lo comentemos, porque ésto, seguro nunca llega…¡Qué suerte! ¡Qué alegría! Fonbec no era «una promesa más»; y empezamos a confiar…. Porque LLEGÓ!!!!!

Personalmente, tengo que agradecerles a todas esas personas, que no conozco, que sé que trabajan esperando muy poco , y mucho a la vez, por ejemplo la llegada de una carta; y para nuestros chicos, ustedes son, aunque les parezca una exageración, una ventana abierta a la esperanza. A la esperanza no sólo del dinero, a la esperanza que se traduce en: valores tan olvidados, solidaridad, confianza, amistad, esfuerzo, pero por sobre todo, ceer en la mano tendida, en la mano de los que hoy me ayudan para poder , mañana, seguir este ejemplo, que no es poco!.

Sólo me resta, darles Miles de Gracias, de parte de toda la E.S Nº17 y decirles que mi mano también está tendida…»

TESTIMONIO PADRINO FONBEC: